miércoles, 28 de diciembre de 2016

Gargantas atenazadas

por gorgonas de meñiques en sus manos de almireces recelosos de diñarla si es que se les aparecen por la noche y en lo oscuro o en semblanza de serpientes que les roben su derecho de junto al anular verse; versan a voces quebradas quejumbrosos acaeceres sucedidos en parajes, o en momentos, o en remotos remolinos de memorias tan sin seso, tan sin norte y sin caletre, que entre regates y amaños se diluyen o se pierden en el claro de algún bosque bosquejado por un índice que dibuja filigranas junto al corazón latente.

domingo, 18 de diciembre de 2016

Texto 12.06

Publicado por El Aventurero el Dic 18, 2016 en Prólogo a la carta número doce. La música de los biorritmos.

12.6 “Varias veces se ha intentado medir el biorritmo genérico humano con respecto al giro de la Tierra; las conclusiones produjeron extrañeza. El Planeta tarda veinticuatro horas en girar sobre sí mismo y el hombre hace biorrítmicamente ese giro en algo más de veinticinco. Es un dato que abre las puertas a miles de especulaciones: “el hombre no es de este Planeta”; y eso qué importa, ni siquiera el agua con su aparente elementalidad es de este Planeta. Lo curioso es que en atención a esta peculiaridad, desde hace miles de años todas las culturas de este tiempo han roto los ciclos laborales en base a siete creando el día de Venus o el de Saturno o el del Sol para que cada hombre reconcilie su vida con la voz de su ángel dormido”.