miércoles, 23 de marzo de 2016

Mitos (de la antigüedad, o de ahora mismo)

¿Son fantasías o son la plasmación de sentimientos humanos a los que se ha dado nombres propios para convertirlos en mitos, protagonistas o héroes de leyendas  con los que escenificar las situaciones a las que abocan los sentimientos y sus encuentros y desencuentros?

¿Son, quizás, símbolos de algo intangible como puedan ser los neurotransmisores cerebrales pasando información de unas neuronas a otras cuyo representante sería Hermes, el mensajero de los dioses?

Ares, dios de la guerra, ¿no representa de algún modo el conflicto, la duda?

Hera, diosa del matrimonio, ¿no representa el orden establecido?

Hefesto, dios del fuego, ¿no representa la pasión?, ¿no representa también la destrucción?, ¿no hay en la pasión algo de destructivo y en la destrucción algo de purificador?

Atenea, diosa de la sabiduría, enseñó a los mortales los números, ¿podría estar representando la razón, la lógica?

Urano, el cielo, el firmamento, ¿no estará representando todo lo creado?

Zeus, hijo de Urano, ¿no representa tal vez la consciencia (incompleta) del todo que no alcanzamos a abarcar?

Las musas, ¿no representan la creatividad regida por el hemisferio derecho del cerebro?

Y un etc todo lo largo que se quiera.

No parece que sean invenciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba algo si quiere, ande