miércoles, 28 de diciembre de 2016

Gargantas atenazadas

por gorgonas de meñiques en sus manos de almireces recelosos de diñarla si es que se les aparecen por la noche y en lo oscuro o en semblanza de serpientes que les roben su derecho de junto al anular verse; versan a voces quebradas quejumbrosos acaeceres sucedidos en parajes, o en momentos, o en remotos remolinos de memorias tan sin seso, tan sin norte y sin caletre, que entre regates y amaños se diluyen o se pierden en el claro de algún bosque bosquejado por un índice que dibuja filigranas junto al corazón latente.

domingo, 18 de diciembre de 2016

Texto 12.06

Publicado por El Aventurero el Dic 18, 2016 en Prólogo a la carta número doce. La música de los biorritmos.

12.6 “Varias veces se ha intentado medir el biorritmo genérico humano con respecto al giro de la Tierra; las conclusiones produjeron extrañeza. El Planeta tarda veinticuatro horas en girar sobre sí mismo y el hombre hace biorrítmicamente ese giro en algo más de veinticinco. Es un dato que abre las puertas a miles de especulaciones: “el hombre no es de este Planeta”; y eso qué importa, ni siquiera el agua con su aparente elementalidad es de este Planeta. Lo curioso es que en atención a esta peculiaridad, desde hace miles de años todas las culturas de este tiempo han roto los ciclos laborales en base a siete creando el día de Venus o el de Saturno o el del Sol para que cada hombre reconcilie su vida con la voz de su ángel dormido”.


viernes, 25 de noviembre de 2016

De cuando ya no te acuerdes




De cuando ya no te acuerdes serán los tiempos perdidos encontrados por sorpresa o por su prima la cita concertada en un segundo por un tercero que habita en el cuarto mandamiento de la temporada quinta del sexto milenio siempre que no te pases de largo y aparezcas en el séptimo cielo el que dicen es el más alto de todos donde la novena puerta se abrirá si el diez consigues.

¿Y dónde se queda el ocho?

¿El ocho?

El ocho no entra en la cuenta por soberbio y vanidoso.

¿Y el uno?

Por ser el que iba en cabeza habrá llegado a la cima.

¿Y el cero?

Todo lo que sé decirte es que de ese no sé Nada aparte de que se cuenta que lo inventaron los mayas.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Texto 11.23 (Último del undécimo mensaje)










Publicado por El Aventurero el Nov 6, 2016 en Undécimo mensaje. Las cárceles de la razón.

11.23 “Todas las cosas, todos los momentos, son banales e ilusorios, su importancia radica en cómo son capaces de impulsar la vida hacia las siete armonías que conducen a la pureza. Los chamanes mexicanos decían que el hombre ha de vivir sin importancia personal, y al no ser aún dueño de su cuerpo ni de su corazón ni de sus actos ni de su inteligencia, ha de actuar con prudencia y ello le dará la alegría de ir acercándose a su verdadero poder. De la imagen provisional a la realidad que contempla el infinito”.
                  11_23


COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Si hemos tenido el valor de asumir nuestro estado para transformarlo; si no somos sabios y la “no acción” que aconseja el Tao es una meta lejana pero deseable; si nos sabemos impostores y que nuestros deseos son hipnóticos; si sabemos también que las cosas, los momentos, son ilusorios y banales, pero que hay en nosotros una posibilidad de impulso y tenemos la voluntad de que nuestra vida transcienda y transforme su provisionalidad, entonces estamos en el camino. Un camino hacia “las siete armonías que conducen a la pureza”.


Y son siete. Como los siete Kirios que desde todos los tiempos son portadores de la luz.


Nuestro estado no alcanza a vislumbrar qué posibilidades tenemos más allá de lo banal y lo ilusorio. Intuimos que esto no puede ser la meta última, el anclaje definitivo; que el mundo de los estereotipos va abriéndose hacia el arcano; que el encuentro con los demás va a renunciar a la complicidad para alcanzar la búsqueda y la evolución. Llegar a la anarquía desde el punto inicial en que nos encontramos, rodeados de interrogantes, sin asideros. Un impulso, un pequeño grano de mostaza se abre camino gracias a la Voluntad.


Los magos, los chamanes aconsejan que actuemos con prudencia para acercarnos a nuestro verdadero poder. Iremos dejando la provisionalidad pero deberemos seguir sintiéndonos pobres, sin importancia, sin ser dueños de nada para desde ahí poder contemplar el Infinito. Lo que es de justicia.


Y así, derrumbando esas cárceles que aprisionan nuestro ego, teniendo valor para abatir miedos, responsabilidad para enfrentarnos a la impostura, a la omisión, seguiremos. Con trabajo. Pero seguiremos.




                                                                      Religiosidad. Toro


domingo, 25 de septiembre de 2016

Texto 11.17

Publicado por El Aventurero el Sep 25, 2016 en Undécimo mensaje. Las cárceles de la razón.


11.17 “Los que persiguen inocencia están pudriendo las raíces de la vida donde reside el compromiso de la responsabilidad, son servidores de la jerarquía de la apariencia y guardan sus manos para que no sean manchadas por la geometría impura de la adolescencia, esconden la verdadera personalidad acorde con su estado, por lo que desatan con frecuencia una verdadera lucha interior impulsando y reprimiendo insistentes reacciones duales que apenas son convertidas en pensamientos. No se deleitan en ninguna paz real levantando apenas la curva del pranayama, convirtiendo la obsesión en pasividad bajo el pretexto de mansedumbre y paciencia. Han olvidado que nacieron con el compromiso de que el sadhaka debe estar alerta y no sólo ser testigo de cómo las memorias intervienen en los cruces del tiempo.”

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Somos actores y generadores de la realidad. Moverse mentalmente entre el binomio inocencia-culpabilidad es de alguna manera evitar la responsabilidad de asumir este hecho.
La dualidad inocente-culpable no deja de ser una valoración moral, que nos lleva por un lado a lavarnos las manos y distanciarnos de la realidad (no me mojo), o a una penitencia que significa asumir una condena, tras la cual después de sufrir, volvemos a ser inocentes.
Esto está tan grabado en nuestro funcionamiento mental y social que es difícil entrever el juego que supone. Es un juego que no cree en las posibilidades del ser humano y en el desarrollo de su capacidad. Sobre todo en su capacidad de transformar la realidad.
“Responsabilidad” sería la vía tercera para salir de un comportamiento dual e infantil hacia un ejercicio activo y complejo de la vida.

En actitud activa se padece menos la vida y se ejerce algo más pleno.
¿Porqué tenemos tanto miedo, casi pavor a las consecuencias de nuestro actos, del ejercicio de vivir con plenitud? Pensamos que las consecuencias serán fatales y nos condenarán para siempre. Una condena hecha con leyes pequeñas desde una razón limitada, que nos mete en una cárcel.
Hay una Ley, más allá de las leyes que la sociedad ha creado, que es la que nos impulsa a superar la razón y la moral, y que tiene que ver con este ejercicio vital profundo, de responsabilidad, valentía y autenticidad. Desde este lugar, lugar de la acción, de la creatividad, lugar fronterizo donde los haya, es desde donde podemos impulsar y generar una geometría vital auténtica y ser más que testigos u observadores e ir al encuentro de una plenitud, de una alegría, de algo que debe ser muy parecido a la felicidad.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Porquete di choque

Porquete di choque testas pasando de Larra llamas  delo con b ni ente y que siestas tristes era vasta ante + sopible que el asco sastres alga no como te gartusía niso moco temer heces por torpedo Blas tus lamen tos yeso no es loco recto ni loco vendido y losa ves pero ten peñas en nacerte  la ristra ida y mira harpa ara oh trapa arte.

Nota: Para ver traducción pulsar en el título de esta entrada. 

domingo, 17 de julio de 2016

Texto 11.11

Publicado por El Aventurero el Jul 17, 2016 en Prólogo a la carta número once. La cárcel del ego.

11.11 “Las librerías están llenas de cuadernos publicados por impostores en los que se aconsejan ejercicios, respiraciones, fórmulas de enajenación del pensamiento, talismanes, reglas, rituales… fórmulas genéricas para sanar el cuerpo y el espíritu, soluciones que a todos sirvan, como si la Humanidad estuviera formada por seres clónicos cuando sólo los diablos construyen seres idénticos, porque en la azarosa Historia de las historias no ha habido dioses que hicieran fotocopias. Ante la demanda de vendedores de humo, el sectarismo cronológico saturniano va sumando grupos de adeptos que no están sino dando oxígeno a los modelos religiosos, políticos y socioculturales convencionalizados por la meta de la supervivencia, reduciendo al hombre a la única esperanza de que entre los barrotes de la cárcel se cuele un fotón que despierte una nueva luz”.

COMENTARIO DE EL AVENTURERO


La R.A.E define la impostura como 1) Imputación falsa y maliciosa, 2) fingimiento o engaño con apariencia de verdad. Es posible que una de las mayores imposturas se realice al homogenizar a todos los seres humanos dentro de lo colectivo. Este ejercicio abyecto potenciado por el poder, promueve la adscripción al rebaño y por tanto facilita que seamos pastoreados. Todos pretendemos ser genuinos desde formulas estereotípicas reconocibles por todos, una especie de contradicción absurda en la que quizás no reparamos lo suficiente y que enarbola el lema de “sé tú mismo pero como todos”. Esta clonación del individuo conduce incluso a la uniformización del tiempo, es decir, se estipula cuándo son los momentos de ocio, cuándo los momentos de seriedad, responsabilidad, momentos distendidos, etc. Se reglamentan hasta los estados de ánimo en función de la hora, el día de la semana, temporada del año y ubicación dentro de la pirámide de edad en la que te encuentres.


Esta pérdida de la espontaneidad del disparate de cada ser humano absorbido por una corriente colectiva podría compararse con el comportamiento del cardumen en el mar. Aquí una masa ingente de peces se mueven al unísono, unas veces a izquierdas otras a derechas, pero ninguno sabe quién empezó el movimiento, lo único importante es no salirse del grupo. De alguna manera dejamos que nuestros cerebros obedezcan directrices que ni hemos reparado en ellas, simplemente porque parece lo mejor para la perpetuación del grupo con el que nos referenciamos. Incorporamos como propias cosas que a lo mejor conculcan nuestra propia verdad, la cual cada vez queda más velada por la dificultad del reconocimiento de nuestra mentira.


Si potenciáramos la individualidad, es decir, el desarrollo de lo subjetivo, el engaño sería más difícil porque reconoceríamos más rápidamente los cantos de sirenas, las recetas que lo curan todo, las formulas definitivas, etc… Si se nos formara desde pequeños en el reconocimiento de nuestra mentira, a tomar conciencia de cuándo estamos falseando las cosas, al menos en alguna medida, sería más fácil salir de la justificación en pos del crecimiento.


Salir del ejercicio de la dogmatización de cualquier cosa parece que es el principio del crecimiento, porque cuando cambiamos, nuestra realidad también ha cambiado.

lunes, 6 de junio de 2016

Texto 11.5

Publicado por El Aventurero el Jun 6, 2016 en Prólogo a la carta número once. La cárcel del ego.


11.5 “En este tiempo es habitual que las gentes simulen tener cualidades de las que carecen, y a más de ser de las imposturas más permisibles por más comunes, conduce a torcer muchas de las virtudes o fuerzas inherentes a la voluntad”.

COMENTARIO DE EL AVENTURERO
Cuando el ego se pone delante de la persona creando una máscara, se distorsiona el impulso que permite nuestro crecimiento y desarrollo.
Una postura honesta con uno mismo y una actitud de humildad que parta de reconocerse en un estado no definitivo ni completo, puede que sea la premisa necesaria para que aflore la virtud y con ella, nuevas cualidades latentes. En cualquier caso, la virtud entendida como fuerza, parece que debe partir de una actitud de limpieza alejada de egolatrías.

domingo, 5 de junio de 2016

PUERTAS QUE GIRAN Y POLÍTICOS DE PROFESIÓN

Hace poco oí en la BBC un programa en el que contaban la historia de un policía brasileño destinado en un escuadrón cuyo cometido, literalmente, era el asesinato de presuntos delincuentes considerados especialmente peligrosos. Relata cómo al principio se veía un héroe patriótico y cómo, poco a poco, se fue metiendo en un laberinto de violencia. Sus actitudes agresivas fueron creciendo hasta que, un día, amenazando a su mujer con la pistola, se le disparó, matándola. Arrepentido, se entregó a la policía para cumplir su penitencia y fue condenado, ingresando en una prisión común donde, como policía, era detestado y amenazado por los demás internos. Su vida cambió radicalmente con la visita de un religioso que enseñaba a los presos la importancia de la cultura y la educación. Empezó a estudiar consiguiendo licenciarse. Unos años después de cumplir su condena, recibió una extraña oferta: se le ofreció dirigir un centro penitenciario en Brasil. Persuadido de la importancia de la cultura en la rehabilitación de los presos, instauró métodos innovadores para ese país, que lo hicieron ser elegido durante varios años como el mejor director de prisiones de Brasil.

(Clic en el título para leer artículo completo)

sábado, 4 de junio de 2016

A dos voces

− ¿Por qué no darle tregua a trágala que engulle torpe desidia?

− Y cuartelillo al asco que la vomita.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Perífrasis que la señorita Violeta escribiera a la señorita Berta atendiendo a la petición que ésta le hiciese de que por favor le diera algunos ejemplos para poder hacerse una idea y tener una orientación de con qué obsequiar y cómo agradar y sorprender a la señorita Acracia en el día de su cumpleaños:


No quisiera aburrirte relatándote  que no podrías jamás imaginar cómo golpeaba el agua los cristales mientras estabas sentada en el cine mirando la película que habías elegido ver después de comer con tus primos cuando vinieron a ver patinar a la niña que había dicho que le hubiera gustado más aprender a hacer figuritas de papel que punto de cruz porque las labores de aguja no es ya que nunca hubieran sido la más notable de las habilidades que pudieran adornar a una joven como ella sino que y aun a pesar de que no las hubiera detestado como las detestaba jamás habría logrado hacerse merecedora de los elogios de los espectadores que ocasionalmente hubiesen tenido la ocurrencia de asistir a una representación que aun suponiendo que pudiera haber sido del agrado de los incondicionales no habría alcanzado a sorprender a tantos exigentes a los que todo les parece poco argumentando que siempre hubiera podido hacerse un poquito más aun en el caso tan a todas luces improbable de que el agua no hubiese golpeado los cristales mientras estabas sentada en el cine mirando la película que habías elegido ver después de comer con tus primos cuando vinieron a ver patinar a la niña que había dicho que le hubiera gustado más aprender a hacer figuritas de papel que punto de cruz porque las labores de aguja no es ya que nunca hubieran sido la más notable de las habilidades que pudieran adornar a una joven como ella sino que y aun a pesar de que no las hubiera detestado como las detestaba jamás habría logrado hacerse merecedora de los elogios de los espectadores que ocasionalmente hubiesen tenido la ocurrencia de asistir a una representación que aun suponiendo que pudiera haber sido del agrado de los incondicionales no habría alcanzado a sorprender a tantos exigentes a los que todo les parece poco argumentando que siempre hubiera podido hacerse un poquito más aun en el caso tan a todas luces improbable de que el agua no hubiese golpeado los cristales mientras estabas sentada en el cine mirando la película que habías elegido ver después de comer con tus primos cuando vinieron a ver patinar a la niña que había dicho que le hubiera gustado más aprender a hacer figuritas de papel que punto de cruz porque las labores de aguja no es ya que nunca hubieran sido la más notable de las habilidades que pudieran adornar a una joven como ella sino que y aun a pesar de que no las hubiera detestado como las detestaba jamás habría logrado hacerse merecedora de los elogios de los espectadores que ocasionalmente hubiesen tenido la ocurrencia de asistir a una representación que aun suponiendo que pudiera haber sido del agrado de los incondicionales no habría alcanzado a sorprender a tantos exigentes a los que todo les parece poco argumentando que siempre hubiera podido hacerse un poquito más aun en el caso tan a todas luces improbable de que el agua no hubiese golpeado los cristales mientras estabas sentada en el cine mirando la película que habías elegido ver después de comer con tus primos cuando vinieron a ver patinar a la niña que había dicho que le hubiera gustado más aprender a hacer figuritas de papel que punto de cruz porque las labores de aguja no es ya que nunca hubieran sido la más notable de las habilidades que pudieran adornar a una joven como ella sino que y aun a pesar de que no las hubiera detestado como las detestaba jamás habría logrado hacerse merecedora de los elogios de los espectadores que ocasionalmente hubiesen tenido la ocurrencia de asistir a una representación que aun suponiendo que pudiera haber sido del agrado de los incondicionales no habría alcanzado a sorprender a tantos exigentes a los que todo les parece poco argumentando que siempre hubiera podido hacerse un poquito más aun en el caso tan a todas luces improbable de que el agua no hubiese golpeado los cristales de manera que no voy a repetirte porque como te vengo de decir no quiero aburrirte ni ser reiterativa relatándote  que no podrías jamás imaginar cómo golpeaba el agua los cristales mientras estabas sentada en el cine mirando la película que habías elegido ver después de comer con tus primos cuando vinieron a ver patinar a la niña que había dicho que le hubiera gustado más aprender a hacer figuritas de papel que punto de cruz porque las labores de aguja no es ya que nunca hubieran sido la más notable de las habilidades que pudieran adornar a una joven como ella sino que y aun a pesar de que no las hubiera detestado como las detestaba jamás habría logrado hacerse merecedora de los elogios de los espectadores que ocasionalmente hubiesen tenido la ocurrencia de asistir a una representación que aun suponiendo que pudiera haber sido del agrado de los incondicionales no habría alcanzado a sorprender a tantos exigentes a los que todo les parece poco argumentando que siempre hubiera podido hacerse un poquito más sino tan sólo tratar de atender a la petición que me hiciste de si podría ayudarte a elaborar una perífrasis que pudiera ser del agrado de Acracia y tener tú el gusto de obsequiársela el día de su cumpleaños.

Nota: De esta manera tan sencilla e inocente en apariencia se desencadenó lo que quedaría ya para siempre en la memoria de los miembros de nuestra pequeña comunidad como "la guerra de las perífrasis" cuyo desarrollo puede seguirse detalladamente pulsando aquí.


domingo, 1 de mayo de 2016

Texto 10.23 (Último del décimo mensaje)


Publicado por El Aventurero el may 1, 2016 en Décimo Mensaje. El vehículo de la fe, el amor |


10.23 “Cuando los Titanes fueron derrotados por los Olímpicos el mundo agrandó la grieta del carácter banal e ilusorio de todas las cosas, la negación intelectiva se impuso como criterio a seguir imponiendo Zeus el patriarcado represivo. Desde entonces, en este reinado de los madyamikas, lo fenoménico ha sido perseguido y reprimido, arrastrando en esa perversión como símbolo a la mujer. Aunque lo femenino buscó tenazmente su vuelta del destierro a través del mundo del arte, incluso ahí el idioma dominante sigue siendo cognitivo, y a pesar de los esfuerzos realizados por la mujer para trasformar el modelo, en la mayoría de los logros conseguidos flota un grosero dominio de lo patriarcal. No debería ser olvidado que el único chakra abierto comúnmente a la percepción de los sentidos sigue siendo el muladhara”.


COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Del rojo de las cuatro hojas de la flor de loto nacen, crecen y se expanden por el organismo las energías que configuran las estructuras masculinas y femeninas. Esta apertura lejos de ser sólo una ventaja es una responsabilidad. Una responsabilidad tal que, mal mirada, desemboca en un ejercicio de poder sobre la entrega del que nos sueña, o del que potencialmente puede llegar a hacerlo. Este tipo de actos han venido a establecer eso que se conoce como el patriarcado y el matriarcado, igual de dañinos ambos.

El patriarcado, que posiblemente esté dando sus últimos coletazos, ha relegado a la mujer a la sombra, a un segundo plano en todos los ámbitos, lugar desde donde ésta ha tenido la fuerza suficiente de florecer sin luz, a pesar de los intentos desde el poder de esconder de ella el Sol. Esta potencialidad de lo femenino, su compleja observación de la naturaleza, nos da visos de su auténtica fuerza y a la vez es posible que ayude a lo masculino a deshacerse del yugo de lo patriarcal. Pero no nos confundamos, la mayoría de reivindicaciones de la mujer a día de hoy no son más que un intento de ésta de asomar la cabeza con las mismas armas que el hombre un día usó para su sometimiento. El acercamiento que se puede observar a menudo en el comportamiento de la mujer hacia el comportamiento masculino no es más que un alejamiento obvio y muy dañino de lo esencialmente femenino. Sigue siendo el poder, desde lo sexual, lo que guía esta ilusión de florecimiento, sin embargo, a día de hoy y a diferencia con el pasado histórico más reciente, éste se ejerce a ojos de todos. Y lo que es peor aún, este ejercicio es aplaudido no sólo por hombres, si no también por las propias mujeres.

Entender lo femenino como una interrelación dependiente de todos los fenómenos que pueblan lo que denominamos naturaleza es esencial, y así nos lo apunta la interpretación madyamika de la teoría cuántica. Sin embargo, usar lo femenino, aún entendido desde esta perspectiva, como excusa de una complejidad malentendida que esconde y potencia los miedos y la cobardia, sólo da alas al modelo patriarcal del sistema desde el miedo y el sufrimiento masculinos.

Felicidad

domingo, 27 de marzo de 2016

Testo 10.18


Publicado por El Aventurero el mar 27, 2016 en Décimo Mensaje. El vehículo de la fe, el amor


10.18 “Esta configuración energética endógena femenino-masculino sería el manantial de toda la fuerza, y en ella se sustancia un arquetipo primordial que empuja a encontrar su correspondencia en el mundo exógeno definido por el análisis descriptivo-sensitivo de lo común”.

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Según la física moderna, todos y cada uno de los puntos del tejido espacio-temporal que da forma a nuestro Universo poseen una gran potencialidad energética. En lo que la física denomina vacío cuántico se almacena gran cantidad de energía que, aún no formando parte de lo que denominamos plano fenoménico, sería de alguna manera el sitio desde el cual todo nace y en el que todo muere.

No es un sitio, más bien es un estado energético, el estado fundamental, el estado desde el cual toda la materia que compone nuestro Universo es proyectada formando la realidad manifiesta.
Cualquier fuerza física que moldee nuestra naturaleza, por sutil que sea, porta una información. Se sabe que esa información esta codificada por medio de partículas llamadas bosones. Estos bosones se mueven por el espacio y el tiempo como un fiel reflejo de las vibraciones que nacen y mueren en el vacío a lo largo de la trayectoria que estas partículas realizan. Así pues, el vacío no es solo el estado desde el que la materia asoma y se esconde, sino que además ciertas vibraciones de su energía se interpretan como las fuerzas de la naturaleza. Toda fuerza de la naturaleza ha de nacer y morir en el vacío.

¿Se está hablando del manantial de donde brota la fuerza del Amor primigenio?

Antes aún que el cielo y la tierra
ya existía un ser inexpresable.
Es un ser vacío y silencioso, libre,
inmutable y solitario.
Se encuentra en todas partes
y es inagotable.
Puede que sea la Madre del universo.
No sé su nombre,
pero lo llamo Tao.
(Cap. XXV)

El Tao, por su naturaleza, no actúa
pero nada hay que no sea hecho por él.
(Cap. XXXVII)

El Tao es lo más profundo de todos los seres.
(Cap. LXII)
Lao Tse. Tao Te King

miércoles, 23 de marzo de 2016

Mitos (de la antigüedad, o de ahora mismo)

¿Son fantasías o son la plasmación de sentimientos humanos a los que se ha dado nombres propios para convertirlos en mitos, protagonistas o héroes de leyendas  con los que escenificar las situaciones a las que abocan los sentimientos y sus encuentros y desencuentros?

¿Son, quizás, símbolos de algo intangible como puedan ser los neurotransmisores cerebrales pasando información de unas neuronas a otras cuyo representante sería Hermes, el mensajero de los dioses?

Ares, dios de la guerra, ¿no representa de algún modo el conflicto, la duda?

Hera, diosa del matrimonio, ¿no representa el orden establecido?

Hefesto, dios del fuego, ¿no representa la pasión?, ¿no representa también la destrucción?, ¿no hay en la pasión algo de destructivo y en la destrucción algo de purificador?

Atenea, diosa de la sabiduría, enseñó a los mortales los números, ¿podría estar representando la razón, la lógica?

Urano, el cielo, el firmamento, ¿no estará representando todo lo creado?

Zeus, hijo de Urano, ¿no representa tal vez la consciencia (incompleta) del todo que no alcanzamos a abarcar?

Las musas, ¿no representan la creatividad regida por el hemisferio derecho del cerebro?

Y un etc todo lo largo que se quiera.

No parece que sean invenciones.

domingo, 21 de febrero de 2016

Texto 10.13


Publicado por El Aventurero el feb 21, 2016 en Décimo Mensaje. El vehículo de la fe, el amor


10.13 “Dice el no tan antiguo conocimiento de la tradición china que todo lo pasivo, existencial y terreno es yin, y lo activo, creador y celeste es yang. De su combinación nacen todas las posibilidades de la Naturaleza conocida y aun de la desconocida”.

COMENTARIO DE EL AVENTURERO

Parece que en la naturaleza hay un principio que opera a diferentes escalas y con matices distintos, pero que en esencia constituye un mismo motor hacia la transformación de las cosas. Este principio dual, Ying-Yang, masculino-femenino o positivo-negativo (para cargas eléctricas) parece configurar, en gran parte, las relaciones entre elementos con distinta proporción de esas cargas. Por ejemplo, dos átomos con carga opuesta se verán atraídos hacia un estado mezcla de sus energías, dos individuos de distinto sexo también pueden experimentar esa sensación de atracción hacia la búsqueda del misterio que provoca el que se evidencie el principio complementario. Incluso en nuestros hemisferios cerebrales se está produciendo un intento de síntesis entre un funcionamiento más analítico y otro más analógico. De alguna manera cada una de las partes se siente atraída por la otra, en una especie de búsqueda hacia un encuentro que propicie algo diferente. En el caso de nuestro funcionamiento cognitivo, ¿qué sucede o se manifiesta cuando se encuentra lo analítico y lo analógico?……. la risa.

La risa es uno de los casos más claros, y experimentados, en donde la fusión de los elementos de este sistema binario provoca un tercer elemento. De alguna manera el encuentro o integración de los dos elementos que forman parte de este juego, genera un tercero del que emerge algo distinto a la mera suma de sus partes. ¿Puede ser que la separación de nuestra naturaleza en pares de elementos afines promueva una búsqueda hacia la integración de ellos desde la que nace algo que tiene que ver con nuestra naturaleza profunda? ¿puede ser esa separación una forma de aumentar la complejidad?

Desde un punto de vista biológico, la separación de sexos generó un sistema mucho más complejo de interrelaciones y de procesos de evolución que aquellos organismos de reproducción asexual. Quizás, el misterio que encierra la percepción de personas con una diferencia en su proporción de Ying o Yang propicie un movimiento de búsqueda y reconocimiento de ese principio dual dentro de nuestra propia naturaleza. De esa búsqueda, puede que como representa el báculo de Hermes, se potencie un funcionamiento no dual sino trinitario que dispare nuestras capacidades hacia una autentificación con una identidad más profunda.

sábado, 20 de febrero de 2016

20/2/16 14:08


Dice que se sueña abriendo la ventana de la cocina y, al mirar las cuerdas de tender que van de ventana a ventana, se ve - no con los ojos de verdad sino con otros (que piensa sin embargo como suyos) - colgando de sus manos como si fuese una toalla sobre el vacío.

Siente vértigo, y terror, pero no puede evitarlo.

Es como si una fuerza ajena y extraña "me obligase a cometer una temeridad que no deseo", dice.

Sabe, en su sueño, que está dentro de la cocina, con los pies en el suelo. Pero al mismo tiempo se ve como ese alguien que elige - voluntariamente, al parecer - hacer algo tan insensato.

Y que el sueño se ha repetido varias veces.

Manzanas para asar sólo sirven las Reineta.

Esos papelitos húmedos que vienen en sobres individuales en cajas. Para limpiar las gafas.

¿Puerro crudo en la ensalada?

Ah. Y que si existe dependiente e independiente por qué no existe el verbo independer.

Lo del sábado tú verás. La amistad no es conmigo y sabes que esas cosas no me hacen mucha gracia; pero si me mentalizo lo podré soportar.










Yo tampoco sé quién es. Dice que lo ha hecho con el ordenador pero que a que parece detrás de un cristal.

Qué suerte disponer de tanto tiempo ¿Verdad?

¿Los cactus? Pueden estar tres meses sin regar.

Botellitas de sidra para el pollo en la balda de arriba de la parte de abajo del armario de junto a la nevera.



domingo, 31 de enero de 2016

Texto 10.10


Publicado por El Aventurero el ene 31, 2016 en Prólogo a la carta número diez. El libro de los compromisos.

10.10 “Si el idioma, la comunicación silábica, es una de las cualidades que insertadas en el hombre antes de su nacimiento, descubre desde el contacto social, el sexo es una de las pocas páginas del libro del compromiso que leen las primeras células del nuevo ser”.