miércoles, 21 de octubre de 2015

¡HAZ EL AMOR Y NO LA GUERRA!

Este fue el eslogan principal de la generación hippie, que sucedió a la de la guerra mundial y la postguerra. Era toda una declaración de intenciones, tras la barbarie, quizás la mayor de la historia de la humanidad, que resumía el credo principal de los jóvenes que la representaban. Ese brevísimo mensaje ha calado con profundidad en las conciencias del colectivo social, hasta el punto de que, desde entonces, el pensamiento antibelicista y antimilitarista está ampliamente generalizado entre la población occidental.

Ese movimiento fue en realidad el intento de digestión de unos sucesos terribles que afectaron a cientos de millones de personas al unísono. Se entiende que se reclamara la paz como objetivo...

Clic en el título para seguir leyendo. 

domingo, 18 de octubre de 2015

Texto 9.14

Publicado por El Aventurero el oct 18, 2015 en Prólogo a la carta número nueve. La sangre del futuro


9.14 “El alma de la materia engullida pide ser acogida por los dioses como las vírgenes esperanzadas van sumisas a la mesa del sacrificio. Mientras los hombres sigan sometiéndose al ritmo crónico de la luz de Saturno, los dragones que habitan los planos inferiores de la consciencia seguirán los juegos bacanálicos en las cavernas, mirando desde las panzas repletas el techo pintado de estrellas falsas”.


COMENTARIO DE EL AVENTURERO


Quizás la pérdida de la ofrenda, de la entrega, de hacer las cosas con un fin más amplio y elevado del acto mismo realizado, haya desnaturalizado múltiples aspectos de la vida como es la ingesta de seres vivos. La prioridad es la autocomplacencia y por lo tanto el resto de las cosas deben estar a nuestro servicio para dicho fin.
 Saturno o Cronos conocido por su voraz apetito, engullía a sus hijos por el miedo a que uno de ellos le destronara. Antiguamente el día 25 de Diciembre se celebraba en Roma la Saturnalia, un festival en honor a Saturno consistente en una especie de simbiosis entre la navidad y los carnavales. La saturnalia o los saturnales celebraban el final de los días más cortos del año y el nacimiento de una nueva luz. Quizás en parte a ese movimiento cíclico estacional del sol se refiere el autor cuando habla del ritmo crónico de la luz de Saturno, y que evidentemente condicionaba el biorritmo del hombre al de las cosechas y por tanto a la supervivencia.
 Uno de los elementos importantes de la festividad eran los grandes banquetes y la fusión entre clases sociales, es decir los esclavos dejaban de serlo y eran incluso los “amos” los que servían a sus esclavos en los banquetes. Este aparente juego de clases quizás esconda algo más profundo y es el ponerse al servicio de los que habitualmente te sirven, ponerse a disposición de lo que habitualmente está a tu disposición y tomar consciencia del reconocimiento de la vida como un sacrificio u oficio sagrado.
 Mientras no transcendamos la luz de Cronos la supervivencia seguirá demandando su participación en banquetes y comilonas.

martes, 13 de octubre de 2015

Díselo a los lepidópteros, que

 dilapiden delirios, y que adulen aludiendo con demenciales deliquios a diletantes adláteres alineados al aliño de alimentar al amparo de lindezas y litigios libidinosas, livianas, luminarias que se alojan a lo largo de las lindes de lontananzas limítrofes con lamentables litargias aletargadas o légrimas o alambicadas y alélicas. 

lunes, 12 de octubre de 2015