lunes, 17 de agosto de 2015

Zarzas de amores morbosas

se amotinan torrenciales alegando halterofilias de firmamentos feraces de reseñas de risueños soñadores adorables doblemente mentirosos cuando en derrapando salen al encuentro de entropías que por piadosas y sabias se abanican con iconos denostados por izarse sobre bajos negros fondos fundidos por candorosos dosificadores claros de osadías que por astutas taxativas vacían baldes desbordantes de asteroides que se aturden denunciando descalabros laboriosos de ostracismo en monitores resistiendo endomingados en angostas antesalas.