miércoles, 1 de enero de 2014

1/1/14/2013 14.43

Tengo muy abandonados estos lares. Perdí la costumbre cuando perdiste la tuya de dejarme notitas por los cajones o apoyadas en las plantas. Y de dar la lata con que has perdido las llaves, o las gafas, o de interesarte por cómo van las cosas o de tenerme al tanto de cuando he de tener en mente que vamos a ir a tal o cual sitio con esas amistades tuyas con las que nos aburrimos tanto. Y como cuando estamos frente a frente no tenemos nada que decirnos...
Déjame una notita, anda, que así nos relacionamos.
Pero déjala en lugar bien visible para que sepa que la dejas, que como ya no cuento con ellas... Y avísame de dónde piensas dejar las siguientes, por si necesitara comprar azúcar o algo, o unos guantes nuevos si es que te has cansado de los mitones.
Un beso. Y no me cambies, por favor, de sitio el marcapáginas.
P.D. La hora ya sabes que no va con la de aquí, como le tiene puesta la de esa, creo que isla, tan rara a la que no sé yo si habrá alguien más que haya ido nunca.
Cosas suyas.