lunes, 4 de junio de 2012

Palabras que se embridan

Palabras que se embridan y se atascan prendidas con agujas que se clavan en qué ha de significar lo que se dice sin perder el sentido de la marcha más allá de la inmediatez que cerca y traba, ahoga, descoyunta y las recaba para ser portadoras desalmadas de qué significado es el preciso que anudará la desnudez del todo con el apenas nada que concita el pensamiento neto que se espanta no del horror envuelto en la irredenta sensación de ausencia en la mirada de horizonte alguno que se oriente del lado al que se vence la balanza que con su fiel, agudo y sentenciero, no desviará ni un ápice el recuerdo del rescoldo que arropa el sinsentido de tanto errar sin importar qué grito ni proferir juramento que al romperse destroce con un golpe el seco hastío que no conoce otro rumbo que el vencido galopar a través del ser perdido en un lugar imposible del camino que serpentea y se quiebra y se retuerce en el dolor que se despeña y que se yergue, una vez más, en pos de su caída; nueva siempre.

Zapato negro

viernes, 1 de junio de 2012

Textos 4.1 y 4.2

Publicado por  el jun 1, 2012 en Prólogo a la carta número cuatro. Herencias 

4.1 “Hestia, la diosa virgen del fuego, representó la pureza, pero difícilmente se entendió la inmensidad del sentido simbólico de su arquetipo”.
4.2 “Se nos ha transmitido la pureza como lo estático, lo intocado, lo que no es posible mancillar ni contaminar. Probablemente el sentido de la pureza no es factible entenderlo si cada uno no desarrolla su propia experiencia, si cada persona no llega a ver con sus propios ojos, o a oír sus propios sonidos, o a definir su propia relación con su naturaleza, con el mundo, con el cosmos, con la esencia, con su alma”.